domingo, 16 de noviembre de 2008

Hasta cuando...

Perdida en el laberinto de mis propios pensamientos, una palabra del exterior consigue introducirse entre los intrincados tuneles para hacerme despertar y prestar atención a una realidad que hasta entonces me habia sido ajena.

Un cambio, un sueño, una nueva realidad, unos nuevos horizontes...e innumerables frases de significado semejante acaparan mis oidos en apenas unos segundos.

Intento prestar algo más de atención intentando asimilar que todo ese conjunto de frases hechas no pertenezca a ningún anuncio de islas paradisiacas ni de coches de última generación. Pero el desenlace desemboca en un sin sentido que me recuerda el por qué me resguardaba en el acogedor lecho de mi caótica conciencia.

Las elecciones americanas por fin llegaron a su fin tras un largo año de campaña propagandistica no exenta de insultos pero sí de carente de soluciones prácticas para los problemas actuales. Y es que negar lo que hizo el anterior presidente no es proponer nada, a lo sumo es llevar la contraria.

Obama consigue cruzar la linea de meta derrotando a un candidato que habia dado por terminada su candidatura hacia meses pero que poseia la ilusión de los ignorantes: esperar un soplo de aire fresco que cambiara las tornas. Pero eso no pasó…y si hubiera pasado…ahí estarian los medios de comunicación para expulsarlo lejos de alli.

Un candidato, Mc Cain, contaminado por su relación con Bush y un candidato, Obama, que crea expectación ante la posibilidad de ser el primer presidente negro de EEUU y romper con la política bélica americana. Y pensar que todavía hay gente que se sorprende del desenlace…

Lo que me produce adversión no es quién haya ganado ( por desgracia la historia está llena de ejemplos de grandes personajes esperanzadores que se quedaron en la nada más absoluta) sino ver la opinion de esos viandantes que se acercan al microfono como la mosca a la m….. y en un arranque de puro patriotismo ignorante (sí, parece que a algunos les va la vida en ello) se arrancan a dar las razones por las cuales apoyan a uno u a otro. Las hay de todo tipo: es el mejor, es genial, se lo merece, es la esperanza para América, confio en que se acuerde de la gente de su color, mira por los desfavorecidos, mira por la unión de este gran país, en mi corazón sé que es la respuesta al cambio, es la esperanza a mis plegarias, sé que Dios y todos los americanos le apoyan……y no sé cuantas mil sandeces más con un gesto tipico américano: el puño cerrado con el pulgar hacia arriba (da igual que sean patatas, armas, colchones en la teletienda….es el gesto congénito de los americanos).

Las respuestas carecen de significado politico, no hay referencia a ningún punto de su campaña. Todas ellas son motivadas por sentimientos, deseos, aspiraciones individuales trasladadas a otras personas que creen más capacitadas de llevarlas a cabo, de cualquier tipo de causas afectivas que no implican decision política y que confunde el fanatismo con la decision crítica.

El cambio en un país no depende de una persona, sino de todas aquellas que la componen, que han de guiar a su candidato electo hacia lo que creen necesario y criticarlo en el momento en que se desvíe de su camino. La conciencia de un país es colectiva y no se limita a participar en una votación cada cuatro años. Y las personas, en este caso hago referencia directa a Obama, no gobiernan de una forma u otra dependiendo del color: Obama es Americano, ha recibido educación Americana y piensa como Americano que es. Las formas, los escrúpulos y la conciencia es lo único que cambia.

Aunque siempre cabe pensar que cada uno tiene lo que se merece….
Vanesa

1 comentario:

Iván dijo...

Por desgracia, en estos países democráticos en los que vivimos y de los que recibimos continuamente información a base de metralla propagandística, no dejan que sus ciudadanos influyan en la vida política de los mismos, ya que esto restaría poder a unos cada vez más corruptos y avariciosos políticos que lo único que les interesa es llenar sus bolsillos a costa de la total desidia y abandono de su pueblo.

Rompo una lanza a favor de las actuales movilizaciones del pueblo griego, quizá debiéramos tomar buena nota de lo que se cuece allí y nos sirva de ejemplo para despertarnos del letargo y acomodo en el que estamos sumidos. Faltan ideas y aplomo político, no solo en España sino en el resto del mundo, o por lo menos, esa sensación tengo.